BUREAU ADVISOR

El sector empresarial español se caracteriza, en primer lugar, por el fuerte peso que tienen las empresas de menor tamaño, es decir su atomización.

A 1 de enero de 2018, según el Directorio Central de Empresas (DIRCE), el número de empresas existentes en España es de 3.335.403; de éstas, 3.330.971 son PYME (99,87%), de las cuales, el 55,31% son empresas sin asalariados, y el 40,13% tienen entre 1 y 9 asalariados. Las grandes, con 250 o más asalariados, representan el 0,13% del total de empresas. Es decir, casi la totalidad del conjunto empresarial español está constituida por pequeñas y medianas empresas (PYME).

En contra partida, las grandes empresas representan, en España, menos de un 0,1% del total, al igual que en Francia o Italia, y a diferencia de Alemania, por ejemplo, donde las grandes empresas son el 0,5% del total.

A pesar de constituir una parte muy reducida del total de empresas, la relevancia económica de las grandes empresas está relacionada con su capacidad de generación de valor económico y de empleo. De media, en Europa, las grandes empresas generan el 44% del valor agregado total. Las grandes empresas también tienen una importancia destacada en términos de ocupación, en tanto representan, en España, un 27,2% del total de personas ocupadas; un guarismo que está por debajo de la media europea (33,7%) y del registro de Alemania (37,1%) y Reino Unido (46,5%).

Esta radiografía del tejido empresarial nos lleva a preguntarnos: ¿Por qué unas empresas crecen más que otras? ¿Cuál es el punto de inflexión que marca la diferencia? ¿Qué factores determinan el tamaño y crecimiento de las empresas?

En nuestra opinión, el tamaño de las empresas es consecuencia directa de la voluntad del propio empresario, y de las decisiones que toma, así nos podemos encontrar con microempresas enfocadas a un tipo de demanda donde su dimensión es óptima para ser eficiente; o bien debido a la capacidad que su promotor puede soportar. Si esta limitación obedece a sus deseos es respetable, el problema que nos encontramos es en aquellos empresarios que aun invirtiendo sus esfuerzos y recursos, alcanzan su techo de cristal, y no logran superarlo.

Desde Asepyme Asesores pensamos que el techo de cristal se encuentra en el ADN de la empresa. El administrador debe enfrentarse a diario con debilidades de carácter estructural que pueden afectar a su supervivencia y a su competitividad como son: el escaso capital, la baja productividad, dificultad de acceso al crédito, falta de planificación y control, problemas de gestión, acceso a nuevas tecnologías… Para lograr superar esa barrera abogamos por el desarrollo de una estrategia de crecimiento basada en una planificación, que identifique las oportunidades, prevea las acciones necesarias para eliminar las debilidades y amenazas.

Desde nuestro programa de Consejo de administrador o Bureau advisor, su empresa recibirá el apoyo para el desarrollo de las habilidades y competencias necesarias con el fin de elevar y traspasar ese techo de cristal.

Focalizamos el esfuerzo en la potencialización de las siguientes habilidades:

  • Visión estratégica

    • capacidad de organización

    • capacidad de crear equipo

    • capacidad de delegar

    • capacidad de mejorar el capital humano

  • Red de contactos

    • Contactos con el mundo financiero

    • Contactos con el mundo empresarial

  • Transformación digital de la empresa.

QUE HACEMOS
SIGUENOS EN REDES
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Pinterest - círculo blanco
  • Tumblr - círculo blanco
CUENTANOS TU PROYECTO
Asepyme Asesores: Consultoria de Empresas
Calle Julian Ceballos 29A, Oficina 9, 39300, Torrelavega, Cantabria
Tlf: 942131602
Mail: torrelavega@iberoasepyme.com